Axiología de Zensei Ichiban Mario Granados

Escrito por Mario Granados. Posted in Uncategorised

 

PENSAMIENTO AXIOLÓGICO

DE MARIO JOSÉ GRANADOS OSPINA

 

“Es más importante ser feliz, que ser importante”…


"Manténte al tanto de tus ovejas,

preocúpate por tus rebaños,

pues ni riquezas ni coronas

duran eternamente.

Cuando el pasto aparezca, y brote el verdor,

y se recoja la hierba de los montes,

de tus corderos tendrás lana para vestirte,

de tus cabritos dinero para comprar terrenos

y de tus cabras leche abundante

para alimentarte tú y tu familia

y todos los que estén a tu servicio"...

Proverbios 27 (23:27)


I.           MARCO ÉTICO DE REFERENCIA

 

  1. Para una clara comprensión de este documento se debe tener en cuenta, ante todo, lo que es axiología: el conjunto de valores y principios que deben orientar o guiar el comportamiento tanto personal como institucional.  Con base en este concepto, se desarrolla a lo largo de este documento nuestra filosofía que hará entender la razón de ser y obrar de ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS y su relación con sus ciudadanos y clientes a partir de esos valores y principios que motivan y dinamizan la estructura del proyecto.
  1. La tesis del presente documento consiste en la necesidad de vivir él concepto de “empresa” como quehacer moral, el quehacer por excelencia de nuestro tiempo, cuyos objetivos son no sólo la producción y los beneficios que de ella, de los bienes y servicios resultan, sino el desarrollo humano y el bien social.
  1. Reclamamos una empresa de “rostro humano”, en la cual se recobre para la ética el antiguo concepto de empresa, empresa moral, de elevado tono vital, animosa, llena de éthos en el doble sentido del vocablo (como estructura anímica y como contenido moral).
  1. Este documento, que pretende abundar en una cultura de la cooperación, como debe serlo la empresarial, es él mismo resultado de un esfuerzo cooperativo.
  1. Entendemos la ética como un tipo de saber que pretende orientar la acción humana en un sentido racional; es decir, pretende que obremos racionalmente. A diferencia de los saberes preferentemente teóricos, contemplativos, a los que no importa en principio orientar la acción, la ética es esencialmente un saber para actuar de un modo racional. Actuar racionalmente en el conjunto de la vida, consiguiendo de ella lo más posible, para lo cual es preciso saber ordenar las metas de nuestra vida inteligentemente.
  1. La ética, en un primer sentido, tiene por tarea mostrarnos cómo deliberar bien con el objeto de hacer buenas elecciones. Pero, como hemos dicho no se trata solo de elegir bien en un caso concreto, sino a lo largo de nuestra vida.  Por eso la ética invita a forjarse un buen carácter, para hacer buenas elecciones, como indica el significado etimológico del término “ética”.
  1. En efecto, la palabra “ética” viene del término griego “éthos”, que significa fundamentalmente “carácter” o “modo de ser”. El carácter que un hombre tiene es decisivo para su vida porque, aunque los factores externos le condicionen en un sentido u otro, el carácter desde el que los asume es el centro último de decisión.  Por eso decía Heráclito de Éfeso que “el carácter es para un hombre su destino”: según el carácter que un hombre tenga, enfrentará la vida con ánimo o con desánimo, con ilusión y esperanza o con pesimismo y amargura.
  1. Sin duda las circunstancias también influyen, como dice la famosa expresión de Ortega “yo soy yo y mis circunstancias”, pero habitualmente se silencia la segunda parte de la expresión: “y si no salvo mis circunstancias, tampoco me salvaré yo”. Cosa que no puede hacerse sino desde un carácter que se encuentra “alto de moral”, en forma, como indica la expresión “moral” que significa lo mismo que “ética”.
  1. El término latino mos significa también “carácter”  o “modo de ser”  y por eso en la vida cotidiana hablamos indistintamente de “valores morales – valores éticos” o “normas morales – normas éticas”. En ambos casos nos estamos refiriendo a valores y normas de las que nos podemos apropiar activamente o que podemos rechazar, porque lo moral y lo ético siempre se refieren a valores, actitudes, o normas que podemos elegir, de los que nos podemos apropiar.
  1. La ética es, pues, en un primer sentido, el tipo de saber que pretende orientarnos en la forja del carácter, de modo que, consciente de qué elementos no están en nuestras manos modificar, transformemos los que si  pueden ser modificados, consiguiendo un buen carácter, que nos permita hacer buenas elecciones y tomar decisiones prudentes.
  1. Quien esto consiga, será un hombre sabio, pero no sabio por acumular conocimientos o por deslumbrar a sus semejantes con elevadas reflexiones, sino sabio por prudente, por saber hacer buenas elecciones.  En definitiva, la finalidad originaria de la filosofía, como amor al saber, fue la de gestar hombres sabios, que no solo fueran conocedores de un gran número de secretos de la naturaleza, sino  que supieran vivir y, sobre todo, que – como decía Aristóteles –  supieran vivir bien.  La ética entonces se propone aprender a vivir bien.
  1. La ética es una cuestión nuclear para nuestro tiempo porque determina el carácter de las organizaciones o lo que es lo mismo, sus valores, sus ideales morales, que es lo que en buena ley significa el vocablo griego éthos, del que la palabra ética procede.
  1. Se añade ese afán de transformar las organizaciones en su conjunto por ver si se realiza el sueño de lograr una sociedad mejor, cosa que puede hacerse intentando rehabilitar los sectores sociales oscurecidos en su capacidad moral por los diseñadores anteriores de sociedades mejores, y sacando a la luz valores cuyo olvido trajo la corrupción o, lo que es idéntico la desmoralización.  Porque una sustancia corrompida  ha perdido sus virtualidades y sus potencias positivas, y justo en esto consiste haber perdido la moral o estar desmoralizado: en haber perdido la capacidad para crear riqueza.
  1. En este orden de cosas es en el que un buen número de autores concibe la empresa como un motor de renovación social.
  1. Una empresa éticamente impecable, es decir, la que persigue los objetivos por los que una empresa existe (satisfacer necesidades humanas) se caracteriza por la agilidad y la iniciativa, por el fomento de la cooperación, en la que a todos mueve un interés común, la solidaridad para mejorar los resultados, el riesgo razonable y la corresponsabilidad.  Pero todo ello dentro de un marco de justicia sin el que cualquier empresa es inmoral.
  1. De coordinarla se encarga un directivo, que ha de ser el más capacitado éticamente para ello, porque tiene aptitudes para alcanzar los objetivos de la organización, aplicando el saber a producir resultados. Las cualidades necesarias son, en consonancia con el tipo de organización que dirige, el saber para actuar, la agilidad, la capacidad de proyectar e ilusionar con sus proyectos, la habilidad para colocar a los miembros de la empresa en el lugar oportuno, la imaginación, la capacidad de innovar para mejor adaptarse a una realidad social siempre cambiante.  Y de él tienen que aprender cuantos en diferentes organizaciones deseen llevar adelante proyectos organizativos, contando con el recurso por excelencia: el talento humano.
  1. Las ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS deben ser a la vez éticas y rentables, empresas en que la eficacia no venga reñida con la equidad. Por eso cualquier propuesta de la unidad de negocios debe encuadrarse en el marco de un Estado Social y democrático de derecho, como también en un nivel moral de justicia, aquel nivel en que son justas las decisiones que tomaríamos poniéndonos en lugar de cualquier otro, lo cual excluye tener por justo lo que sólo satisface las necesidades de un individuo o grupo exclusivo.
  1. Pretende ser, pues, la nuestra una ética que recuerda con Hegel que la moralidad debe realizarse en las instituciones, porque otra cosa es abstracción engañosa, y que en tales instituciones son los mejores – los “excelentes” – quienes deben dirigirlas; pero también recuerda con Kant que las instituciones mismas se legitiman recurriendo al “punto de vista moral”, aquel punto en que ningún hombre puede ser preterido en sus necesidades ni relegado en su dignidad.
  1. Podemos decir, pues, que la ética, en un primer sentido, es un tipo de saber práctico, preocupado por averiguar cuál debe ser el fin de nuestra acción, para que podamos decidir que hábitos hemos de asumir, cómo ordenar las metas intermedias, cuáles son los valores por los que hemos de orientarnos, qué modo de ser o carácter hemos de incorporar, con objeto de obrar con prudencia, es decir, tomar decisiones acertadas.
  1. Obviamente, el hecho mismo de que exista el saber ético, indicándonos cómo debemos actuar, es buena muestra de que los hombres somos libres para actuar en un sentido o en otro, por muy condicionada que esté nuestra libertad: porque - como decía Kant -  “si debo es porque puedo”: si tengo conciencia de que debo obrar en un sentido determinado, es porque puedo elegir ese camino u otro.  De ahí que la libertad sea un elemento indispensable del mundo ético, al que va estrechamente ligada la responsabilidad, ya que quien tiene la posibilidad de elegir en un sentido u otro, es responsable de lo que  ha elegido: tiene que responder de su elección, porque estaba en   su mano evitarla.
  1. Libertad y responsabilidad  son, pues, indispensables en el mundo ético, pero también lo es un elemento menos mencionado habitualmente el futuro. Porque para forjarnos un carácter, en la línea que hemos expuesto, necesitamos tiempo, precisamos plantearnos fines y metas a largo plazo, desde los que cobran sentido las metas intermedias.  Por eso suele decirse que, así como a la estética le basta con el presente, con disfrutar del momento (el carpe diem de los clásicos), la ética necesita también contar con proyectos de futuro desde los que cobran sentido las elecciones presentes.
  1. Los proyectos éticos no son, pues, proyectos inmediatos, que puedan llevarse a cabo en un breve lapso de tiempo, por ejemplo, en el presente y en el futuro inmediato, sino que necesitan contar con el futuro, con tiempo y con sujetos que, por ser en alguna medida libres, puedan hacerse responsables de esos proyectos, puedan responder de ellos.


II. PROPÓSITO DEL DOCUMENTO AXIOLÓGICO

 

  1. El Documento Axiológico muestra como propósito inicial contribuir a la construcción de “UNA COLOMBIA VERDE, EN PAZ, EDUCADA, CON SALUD INTEGRAL, PRODUCTIVA Y MODELO DE DESARROLLO SOCIAL PARA EL MUNDO”.
  1. Para el logro de la anterior visión “El Guerrero de la Luz”  manifiesta  su compromiso estratégico con la competitividad y el bienestar de la colectividad: Para tal efecto,  promueve la construcción de una sociedad con más y mejores oportunidades de desarrollo para la comunidad, clientes y proveedores.
  1. Los desafíos son muchos. El aumento del empleo, la mejor distribución del ingresos, el crecimiento de la actividad económica, la ampliación del mercado interno y la mayor competencia externa – inminente con la entrada en vigencia del ALCA en el 2006 -, hacen improrrogable el diseño de estrategias colectivas y competitivas que nos permitan a todos estar más y mejor preparados.
  1. Como respuesta a estos desafíos; las entidades públicas y privadas como organizaciones solidarias  que desarrollan procesos productivos, a partir de elementos como la democracia participativa, la autogestión y las relaciones económicas y sociales solidarias, que establecen procesos económicos con una concordancia sólida entre las necesidades, deseos e intereses de personas y colectividades, y la producción, distribución, consumo y acumulación de satisfactores, bienes y servicios, así mismo tratan de construir su racionalidad económica con base en una coherencia particular de sus objetivos con la naturaleza humana, que se encuentra constituida por las dimensiones espiritual, mental, fisiológica, individual y social, cuyo desarrollo, actualización y trascendencia hacen parte de la felicidad humana tanto personal como colectiva.
  1.  La autogestión solidaria tiene como alternativa de organización empresarial, para enfrentar los retos del desarrollo social y económico, entendido como aquellos procesos capaces de generar felicidad en  personas y comunidades a través de la satisfacción y actualización adecuada de las necesidades físicas, individuales, de convivialidad y espirituales, propias de la naturaleza humana.

III. FUNDAMENTOS CONCEPTUALES DE ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS


  1. En ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS buscamos la satisfacción de  las necesidades y expectativas de la comunidad y de nuestros clientes con servicios diferenciados y altos estándares de confiabilidad  y efectividad. Trabajamos por el desarrollo de nuestros Aliados, Representados, Franquicias, Clientes, Colaboradores y Sociedad en armonía con el medio ambiente.
  1. Las organizaciones públicas o privadas deben procurar la construcción de una mejor sociedad generando pensamiento reflexivo, transformando la cultural  de las organizaciones y desarrollando integralmente el talento humano.  
  1. Las Organizaciones Públicas y Privadas deben acogerse al Movimiento Colombiano de Productividad con empresarios, trabajadores, organizaciones promotoras de desarrollo, la academia y el sector público de la región y del país. Entendemos la productividad como el establecimiento de las condiciones sociales y de las acciones que hagan generalizable de manera masiva pero efectiva, los beneficios de la misma.
  1. Es claro que pertenecen a la historia las épocas en que las ventajas más importantes de los países radicaban en el mayor acceso a unos pocos factores productivos – tierra, recursos naturales y trabajo -, así como en la existencia de condiciones económicas y políticas privilegiadas, derivadas de un intervencionismo estatal, que mantiene condiciones competitivas artificialmente construidas y por ello poco sostenibles. Las grandes revoluciones de nuestro tiempo han obligado a aportarle mayor valor agregado a los anteriores factores, pero sobre todo incorporar otros factores igualmente fundamentales.  La educación, las relaciones sociales de cooperación, la capacidad de aprendizaje empresarial y social, la innovación, la gestión eficiente de la producción y la revolución de la información, son hoy factores esenciales.  La generalización, la calidad de estos factores y su eficiente utilización, potencian los factores tradicionales. El trabajo deja de ser un costo para convertirse en la principal fuente de creación de valor y de riqueza.  En este contexto renovado de visión de la competitividad, el mejoramiento continuo de la productividad, es el mejor medio para potenciar la creatividad y el desarrollo y para irradiar sus beneficios a toda la población.
  1. En términos generales la productividad significa hacer las cosas cada vez mejor, desde el principio hasta el final. Aprender del pasado, adoptar siempre un pensamiento positivo, enfrentar con empeño y entusiasmo el presente y construir futuro por medio de la adopción de visiones dinámicas y abiertas al cambio. Para los empresarios, productividad significa producir bienes y servicios al menor costo, en el menor tiempo posible, de la mejor calidad y con la aceptación plena de sus clientes, consumidores y empleados. Para los trabajadores, implica generar y transferir el mayor valor posible a sus tareas, en términos de información, conocimientos y competencias que conlleven a procesos, productos y servicios de mejor calidad. El estado se involucra en el tema de la productividad cuando genera políticas, programas y proyectos eficientes y eficaces, hace una utilización racional del presupuesto y realiza procesos de seguimiento y evaluación a los recursos asignados. Para el estado productividad también significa crear condiciones favorables y permanentes que permitan que los demás agentes de la sociedad realicen su trabajo de la mejor forma.  Legislación e incentivos para fomentar la actividad económica, normas adecuadas para que las empresas operen eficazmente y la provisión adecuada de bienes y servicios públicos, son las formas más importantes de intervención.  En síntesis productividad significa producir más de lo que se consume, es decir, generar cada vez más riqueza sostenible para distribuir los beneficios entre quienes han participado en su creación y en la población en general.
  1. Las razones sociales de ganancia para trabajar  bajo el enfoque de la productividad son las siguientes:

PARA LOS EMPLEADORES:

                                          i.    Mejoramiento de la posición competitiva en el mercado.

                                        ii.    Mayores Utilidades.

                                       iii.    Posibilidad de mayor inversión.

                                       iv.    Creación de más empleos.

PARA LOS EMPLEADOS:

                                        v.    Incremento de los salarios.

                                       vi.    Mejores condiciones de Trabajo.

                                      vii.    Mejor sentido del Bienestar.

                                    viii.    Estabilidad laboral y capacitación.

                                       ix.    Desarrollo de habilidades.

                                        x.    Mejoramiento en la calidad de vida.

PARA LOS CONSUMIDORES:

                                       xi.    Bajos precios de bienes y servicios.

                                      xii.    Más bienes y servicios de mayor calidad.

 

PARA EL GOBIERNO:

                                    xiii.    Proveer más y mejores servicios sociales.

                                    xiv.    Llevar a cabo los programas más eficientes.


PARA EL PAÍS:

                                      xv.    Reducción de los efectos de la inflación.

                                    xvi.    Mejor nivel de vida de la población.

                                   xvii.    Creación de más oportunidades de trabajo.

                                  xviii.    Eliminación de conflictos sociales.

 

  1. En nuestra comprensión axiológica los valores, como pautas ordenadoras de la acción humana, están orientados al desarrollo permanente del ser humano; ellos a su vez están estrechamente vinculados a las condiciones sociales y a las situaciones en las que se desenvuelve cotidianamente el actuar humano; así mismo tienen un carácter personal ya que en todo acto de valoración están involucrados factores racionales, motivacionales o afectivos entre otros.
  1. La DINÁMICA AXIOLÓGICA puede ser personal e institucional. En la dinámica personal tenemos las fases de conocimiento que es la aproximación especialmente intelectual a nuestros valores, la de sensibilización que es aquella en la cual los valores y principios se vivencian vitalmente haciéndolos propios, y la de acción que sucede cuando dada la comprensión y la sensibilización estamos en capacidad de aplicarlos coherentemente en cada una de nuestras actuaciones.
  2. Por otra parte en la dinámica axiológica institucional reconocemos cuatro momentos fundamentales: la producción axiológica que busca generar permanentemente desde nuestra realidad y el enfoque de construcción colectiva de redes inteligentes de aliados estratégicos, pensamiento axiológico, condición ineludible para que permanezca siempre vivo nuestro PROYECTO DE VIDA; la difusión axiológica que la entendemos como la responsabilidad de presentar y divulgar constantemente este pensamiento, tanto hacia dentro de las organizaciones como hacia fuera en la opinión pública del país; la formación axiológica tiene el propósito de que todos y cada uno de ellos interioricen, hagan propia y apliquen la Axiología en sus vidas y se proyecten en acciones concretas de coherencia hacia nuestros clientes y la verificación axiológica que consiste en constatar la coherencia entre los valores y principios acogidos por LAS ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS  EN SU CÓDIGO ÉTICO y nuestra práctica tanto personal como institucional.
  1.  Somos conscientes que los valores se forman con seriedad, con honestidad, con responsabilidad, con equidad, con altruismo, con capacidad de compromiso, con respeto por los demás, con amor al trabajo y otras cosas más que solo el ejemplo sabe dar.   Los valores corporativos los enseñan los directivos de las corporaciones.  Si tenemos padres, gobernantes y directivos corporativos sin valores, tendremos hijos, ciudadanos y trabajadores sin valores.  El mayor activo de una empresa son sus colaboradores y la mayor fortaleza es tener colaboradores con valores.
  2. Es común encontrar una confusión entre valores y principios corporativos; los principios aparecen instintivamente, inconscientemente e irracionalmente; pero cuando se encausan, se convierten en conscientes y racionales.  Los principios hay que encauzarlos, hay que tener rigor y justeza para ser aprehendidos; hay que castigar y sancionar; hay que orientar y acompañar; hay que dar buen ejemplo.  Una vez se enseñan los principios se hace el seguimiento para ver si fueron asimilados y se sigue la enseñanza. Como todo esto cuesta, se requiere esfuerzo, dedicación y entrega, los principios se convierten en valores. Los valores son principios a los cuales se les da sentido.
  1.  Principios que potencian proyectos de desarrollo social:

AUTOAYUDA: En las corporaciones públicas o privadas para que se cumpla el principio de cooperación, se requiere la autoayuda; en otras palabras, ayudarnos nosotros mismos.  La autoayuda requiere conocimiento de lo que somos capaces; de nuestras fortalezas y debilidades; requiere de honestidad, apertura, responsabilidad social, compromiso y respeto. La autoayuda debe tener presente el riesgo y el cuidado.

DEMOCRACIA: Es el elemento por el cual se reconoce una verdadera corporación. Hoy se dice que la democracia en una corporación incompleta cuando ésta no se aplica entre sus trabajadores, en el desempeño de sus respectivas actividades y labores. El valor de la democracia se elaboró con base en el principio de la gestión democrática.

IGUALDAD: Tiene que ver con el principio de la adhesión voluntaria y abierta, donde con un manejo democrático no se concede privilegios ni se establecen diferencias, donde asociados, directivos y administradores no tengan favores ni privilegios que no puedan estar al alcance de la totalidad de los involucrados.

EQUIDAD: Tiene que ver este valor con el principio de participación económica. Todos podrán disfrutar equitativamente de los excedentes y tendrán beneficios en proporción a las operaciones  de la corporación.

SOLIDARIDAD: Este valor tiene que ver con dos principios; cooperación y fundamentalmente interés por la comunidad.  Las organizaciones o corporaciones públicas o privadas deben luchar por conseguir el desarrollo sostenible de sus comunidades.  Deben ser solidarias y participar en la solución de los problemas de los más pobres.  En la ley 79 de 1988 se contempla este valor en el artículo 65 servicio de prevención, asistencia y solidaridad.

HONESTIDAD: Ser honesto es ser honrado – razonable – justo – decente – decoroso. El ser humano debe ser transparente – razonable – honrado y justo; no puede hacer uso de los recursos de las instituciones para intereses personales en detrimento del patrimonio público o social, no puede engañar ni mentir, ni alargar los procesos y transacciones con disculpas, debe ser franco y sin rodeos.  Al elegir a los directivos se debe ser honesto al escoger a las personas de la más reconocida confianza y honestidad, a quienes se les puede entregar el manejo de la empresa.

APERTURA: El ser humano en las organizaciones públicas o privadas debe manejar un espíritu de entendimiento, debe trabajar con diferentes paradigmas, debe estar dispuesto al diálogo, debe escuchar más que hablar, debe ser un gran conciliador.

RESPONSABILIDAD SOCIAL: Todo persona debe cumplir alguna labor social y ésta debe ser con responsabilidad que amerite por pertenecer a la comunidad. Debe vincularse   a los diferentes programas y actividades que desarrolle su organización.

SERVICIO A LOS DEMÁS: El vínculo a ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS  implica atender las necesidades de la comunidad y en especial de los más necesitados. El ciudadano de bien se distingue por la solidaridad, la responsabilidad y la entrega a los demás.

  1. Los valores fundamentales para el logro de proyectos públicos o privados exitosos:

EXCELENCIA: Todos los servidores deben empoderarse de lo que hacen, respondiendo  cabalmente por sus funciones y responsabilidades. 

HUMILDAD: Todos los servidores deben tener la  capacidad para aprender de los errores y reconocer la participación de todos los que conforman el proyecto de la organización, conociendo las propias limitaciones y debilidades estableciendo procesos de mejoramiento de las mismas.

TRABAJO EN EQUIPO: Todos los deben tener disposición en todas las circunstancias que correspondan, entregando interés y  esfuerzo para apoyar los proyectos, programas y objetivos, deben ser personas incondicionales. NADIE ES MEJOR QUE TODOS JUNTOS.

PASIÓN: Todos los servidores deben tener disposición para  la ejecución de los procesos, buscando cumplir  los objetivos y satisfacer las necesidades de la colectividad.

HONOR: Todos los servidores deben cumplir sus responsabilidades con total respeto a si mismos y a los demás.


IV. LA AXIOLOGÍA DE ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS FRENTE A LA REALIDAD DEL PAÍS

 

  1. La Axiología de ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS se confronta ahora con la REALIDAD DEL PAIS, para tratar de hallar en ella el fundamento básico de los valores que la inspiran y mueven en su acción.  
  1. “El más devastador y humillante flagelo que sufren nuestros países es la situación de inhumana pobreza en que viven millones de latinoamericanos expresada, por ejemplo, en mortalidad infantil, falta de vivienda adecuada, problemas de salud, salarios de hambre, el desempleo o subempleo, desnutrición, inestabilidad laboral, migraciones masivas, forzadas y desamparadas, etc.”.  Al analizar, más a fondo tal situación descubrimos que esta pobreza no es una etapa casual, sino el producto de situaciones y estructuras económicas, sociales y políticas, aunque haya también otras causas de miseria (…).

Esta realidad, exige, pues, conversión personal y cambios profundo de las estructuras, que respondan a las legítimas aspiraciones de la comunidad hacia una verdadera justicia social; cambios que o no se han dado o han sido demasiado lentos en la experiencia de América Latina”.

  1. Encontramos, pues, entre otras muchas causas de los fenómenos de pobreza predominantes en nuestra sociedad, factores tan agudos como una inequitativa distribución de la riqueza que produce una separación cada vez más abismal entre ricos y pobres; una concentración de la tierra en pocas manos; una tendencia cada vez mayor a la concentración de la propiedad; mientras por otra parte, crece el número de aquellas personas que lo único que poseen es su fuerza de trabajo que además deben vender en forma desfavorable para lograr acceder a un empleo.
  1. Por otra parte, tal como lo hiciera notar S.S Juan Pablo II en su discurso a los dirigentes colombianos en 1986, existen hoy otros obstáculos provenientes de la misma sociedad que influyen en la misma situación que estamos analizando tales como la ineficiencia de las infraestructuras económicas, la escasez de medios de financiación y de tecnología avanzada, la debilidad del mercado interior, las actividades económicas ilícitas o el traslado masivo de capitales al exterior.
  1. La situación que hallamos en el campo político y cultural es tan acuciante como la que hemos encontrado en el socio – económico. En efecto, la participación es o muy menguada o utilizada para sustentar otros intereses que aquellos propios de las mayorías pobres del país, y con el transcurso del tiempo se han generado factores de limitación del ejercicio de los derechos democráticos y muy preocupantes signos de violencia e irrespeto a los derechos humanos.  Situación de violencia que muchos califican de endémica en Colombia.
  2. Los efectos que traen estas causas o factores estructurales son variados y graves: una situación de pobreza generalizada en nuestro país en donde un alto porcentaje de la población (un poco más de la cuarta parte) no accede ni siquiera a la satisfacción de las necesidades básicas de alimentación y prácticamente la mitad no puede satisfacer integralmente esa y otras necesidades, teniendo que hacer entre ellas necesarias selecciones para poder sobrevivir.
  1. Encontramos crecientes índices de desempleo que golpea especialmente las clases populares y la existencia cada vez mayor del subempleo o empleo disfrazado. Altos costos de vida, los procesos de la economía inflacionaria, las dificultades de las comunidades más pobres para obtener servicios básicos.
  1. Dificultades para poseer vivienda digna, desnutrición infantil, difícil acceso y permanencia en la educación, discriminaciones étnicas y de la mujer.
  1. Actos de violencia y terrorismo generalizados, son también manifestaciones que ponen en serio peligro, como los demás efectos, la posibilidad real de solidificación de una sociedad democrática, justa y en paz para todos sus miembros.
  1. Se presentan otros signos como prácticas inmorales, enriquecimiento fácil, corrupción administrativa, la fuerte presencia de la mafia del narcotráfico, la pérdida de los valores religiosos y morales, la casi inexistencia de la ética cívica que regule las relaciones humanas, la desintegración familiar, la pérdida del principio de autoridad y la falta de credibilidad en las instituciones.
  2.  Signos de esperanza: Existen, a pesar de las dificultades constatadas, también signos positivos y de esperanza que permiten avizorar un futuro más humano y fraterno, que a su vez se hará más factible en la medida en que se fortalezca y crezca tanto un compromiso personal, como institucional y comunitario al servicio social. Se ha aumentado la cobertura educativa, han mejorado algunos índices de calidad de vida, se han podido llevar servicios públicos a zonas urbanas y rurales del país que no las tenían. Se ha producido esperanzadoras manifestaciones de recuperación económica. En salud ha aumentado la cobertura y la esperanza promedio de vida. En vivienda se han experimentado impulsos importantes en la construcción en general y popular en particular.
  1.  En muchos sectores encontramos con frecuencia la expresión de valores cooperativos como la unión y la solidaridad para buscar de manera comunitaria respuestas a sus necesidades; encontramos en Colombia y en América Latina experiencias concretas de participación popular y autogestión, líderes comprometidos con proyectos sociales y facilitadores que acompañan procesos de cambio, propuestas de nuevas formas de trabajo con y para la comunidad en general.
  1. Hacia una nueva sociedad: LAS ORGANIZACIONES PÚBLICAS Y PRIVADAS deben contribuir en la construcción de una NUEVA SOCIEDAD en que la presencia de Dios en los hombres se haga realidad a través de la construcción de un pensamiento reflexivo que haga realidad la Justicia.

El Papa Juan Pablo II, la definió muy bien cuando habló en Bogotá (1986): “Se trata de una sociedad donde la laboriosidad, la honestidad, el espíritu de participación en todos los órdenes sean una realidad. Una sociedad que lleve el sello de los valores humanos como el más fuerte factor de cohesión social y la mejor garantía de su futuro. Una convivencia armoniosa que elimine las barreras opuestas a la integración nacional y constituya el marco del desarrollo del país y del hombre. Una sociedad en la que sean tutelados y preservados los derechos fundamentales de la persona, las libertades civiles y los derechos sociales, con plena libertad y responsabilidad, en la que todos se emulen en el noble servicio del país, realizando así su vocación humana.  Emulación que debe proyectarse en servicio de los más necesitados, en los campos y en las ciudades. 

Una sociedad que camine en un ambiente de paz, de concordia, en la que la violencia y el terrorismo no extiendan su trágico y macabro imperio y las injusticias y desigualdades no lleven a la desesperación a importantes sectores de la población y las induzcan a comportamientos que desgarren el tejido social.  Un país en que la juventud y la niñez puedan formarse en una atmósfera limpia, en la que el alma noble de Colombia, iluminada por el Evangelio pueda brillar en todo su esplendor”.

  1.   Coherente con los principios del humanismo y especialmente con los requerimientos que la realidad del país y las fuentes que nos inspiran le hacen, LAS ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS deben optar  por el SERVICIO a sus grupos objetivos, especialmente a los líderes comunitarios para que estos a través de la conformación  de equipos de alto desempeño  interdisciplinario con los diversos actores se  comprometan decididamente con la productividad y competitividad a través de la creación de valor con actividades que recluten y mejoren la calidad de vida de la comunidad en general. Procurando la construcción de una mejor sociedad generando pensamiento reflexivo, transformando la cultura  de las organizaciones y desarrollando integralmente el talento humano, formando líderes humanos comprometidos con y a través del servicio a los demás, es decir, “Guerreros de la Luz” para proyectos de paz, cambiando el Inconsciente Colectivo de las comunidades y organizaciones públicas y privadas, haciendo de los valores definidos un modo de vida que se incorpore a través de nuevas actitudes y paradigmas.
  1. Toda intervención debe ser desarrollada definiendo procesos integrales, que permitan un desarrollo efectivo del talento humano con resultados medibles para las organizaciones.
  1.  Todo proyecto desarrollado debe enfocarse en los principios contenidos en este documento axiológico haciendo énfasis en:

o   La búsqueda de la Productividad y Competitividad para la comunidad y para nuestros clientes y proveedores.

o   La Excelencia y el profesionalismo en la prestación de los proyectos productos y servicios, garantizando los mismos con procesos efectivos, innovativos y ajustados a las metodologías de punta a nivel empresarial y pedagógico.

o   El trabajo en equipo de alto desempeño para apalancar y construir inteligencia colectiva a partir de las potencialidades individuales. Cooperando como principio rector de una manera proactiva, responsable y ordenada.

o   El agregar valor a nuestros grupos objetivos, comunidad, clientes y proveedores con un claro enfoque de satisfacción a sus requerimientos  sorprendiendo permanentemente con mejoras provenientes de la construcción de pensamiento reflexivo para el mejoramiento de la productividad y la competitividad.  Siendo coherentes con el modelo de la productividad participativa como alternativa de autogestión para la satisfacción de necesidades y el desarrollo de conciencia social.

o   La conciencia social es el resultado final del proyecto que se manifiesta en la construcción de tejido social posibilitando el desarrollo integral del ser humano como individuo y como miembro de una sociedad.

  1.  Coherente con la Axiología se desarrolla una metodología para la construcción de los proyectos en LAS ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS que permitan lograr:

CAMBIOS EN LA  ACTITUD:Los participantes deben  desarrollar un fuerte deseo por aprender y crea una visión de logro.

CONOCIMIENTOS:Los participantes deben recibir  información, herramientas, métodos y estrategias.

DESARROLLO DE COMPETENCIAS:Permite al participante poner en practica los nuevos conocimientos en sus proyectos.

DESARROLLO DE NUEVOS HÁBITOS: Se generan compromisos de acción para nuevos comportamientos para el día a día.

  1.  La axiología de LAS ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS se orienta a que las instituciones clientes y los usuarios comunitarios, institucionales, empresariales o personales del sistema puedan construir o mejorar su proyecto de vida a partir del desarrollo de nuestra práctica pedagógica; “Toda persona tiene una vocación o misión específica en la vida.  Toda persona debe llevar a cabo un designio concreto que exige su cumplimiento.

Por ello es irremplazable y su vida irrepetible.  De este modo, la tarea de cada persona es única, así como la oportunidad específica de realizarla”. Victor Frankl  “El hombre en busca del sentido”.  Cada uno de los seres humanos tenemos la oportunidad de elegir como vivir nuestra vida, teniendo en cuanta que cuando llegamos al mundo a través de la familia, venimos con algún equipaje que debemos ajustar durante el recorrido de nuestra existencia por el mundo. Por ello es importante tener claro ¿Quién soy?, ¿Cómo soy?, ¿Qué quiero?, ¿Cuando y Como debo realizar mi proyecto? ¿Con quien o quienes lo debo hacer? Y ¿Los costos que esto implica, tanto cuantitativos como cualitativos?...

  1.  El término proyecto de vida da cuenta de la posibilidad humana de “anticipar la vida” generalmente planteado en expresiones como “yo quisiera ser”, “yo quiero hacer”…  Un proyecto de vida con estilos saludables busca que las personas construyan e intensifiquen sus metas, sueños, valores y deseos, es decir, que cada persona gerencie su propia vida y sea consciente del horizonte que pueda forjarse, creando mecanismos que fortalezcan la toma de decisiones y la responsabilidad frente a sus elecciones. Vivir de una manera saludable para sí mismo y para su entorno, logra la realización personal y contribuye a la de los demás.
  1. Algunos elementos para la construcción de proyectos de vida personales, empresariales, institucionales o gubernamentales  son:
  2. Necesidades y expectativas de vida: lo que espero de la vida, cómo está mi vida, diagnóstico del estado actual.
  3. Un sentido para la vida: sentido de vida, filosofía de vida, auto transformador, hacer, y hacerse realidad: autorrealización.
  4. Identidad de vida: ¿Quién soy? ¿cómo soy? ¿Por qué hago lo que hago?, ¿controlas? Autocontrol, Autoconocimiento, Autoestima, Autorregulación.
  5. El planeamiento estratégico personal o institucional: Herramientas gerenciales para la planificación y gestión del proyecto de vida: proyecto de mejoramiento personal, hábitos de efectividad y perfil por competencias.
  6. La dimensión afectiva – social de la vida: entrenamiento en habilidades sociales, inteligencia emocional y competencia social.  Educación para la calidad de vida y trabajo en equipo.
  7. El carácter propio del presente documento reclama una revisión   actualización permanente, pues la axiología tiene una índole dinámica, viva, que debe propiciar una continua búsqueda y renovación. El documento es, pues, no solo un punto de llegada sino también un punto de partida. Incentivos de esa búsqueda y renovación serán: la cambiante realidad nacional, el desarrollo mismo de ORGANIZACIONES PÚBLICAS O PRIVADAS  y los continuos aportes de los diferentes actores de la sociedad.

 

CITAS BIBLIOGRÁFICAS:

 

Ética de la Empresa de Adela Cortina Editorial Trotta (1996)

Curso Básico de Cooperativismo Ínter servicios Comité de Educación (2005)

Introducción general al pensamiento complejo desde los planteamientos de Edgar Morín por Rafael Reyes Galindo (2006)

Fritjof Capra por Carlos Antonio Fragoso Internet (2006)

Los estilos de vida saludables por Luz Helena Maya Recreación y Tiempo Libre (1997)

III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Puebla, México, 28 –1–79 a 13–11–1979, n.29. Citado en el Documento Axiológico Fundación Social.

Cfr. Mensajes de S.S Juan Pablo II a los Colombianos (Julio 1 a 7 de 1986). SPEC, Bogotá, 1986

Cfr. S.S. Juan Pablo II, discurso a los dirigentes, Bogotá, Casa de Nariño, 1-07-1986

Cartilla Divulgatoria “MOVIMIENTO COLOMBIANO DE PRODUCTIVIDAD” Impresos el día (2002).

 

Edwin Marín Arango “EMPRESAS COOPERATIVAS, SOLIDARIAS Y OTRAS FORMAS ASOCIATIVAS” Fondo editorial cooperativo (2002).

Ínter servicios “CURSO BÁSICO DE COOPERATIVISMO” Comité de educación (2002).

 

Adela Cortina “ÉTICA DE LA EMPRESA” Editorial Trotta (1996).

 

Morín Edgar. “LAS REORGANIZACIONES GENÉTICAS” Editorial Cairos, Barcelona (1995)

 

Capra Fritjof.  “EL TAO DE LA FÍSICA”, Ed. Cultrix (1995).

 

Kuhn Thomas. “LAS ESTRUCTURAS DE LAS REVOLUCIONES CIENTÍFICAS”, Ed. Perspectiva (1990).

 

Manfred Max Neff “DESARROLLO A ESCALA HUMANA”, Cepaur. Fundación Dag Hammarskjold (1986).

 

Mario Granados   “RUTA DE TRIUNFADORES”  Multigráficas (2004)

 

Mario Granados   “EL CAMINO CORTO HACIA LA FELICIDAD INTEGRAL”  Cesantías y Pensiones Colmena (1996)

 

Lopera Gutiérrez “LA CULPA ES DE LA VACA” Editorial Intermedio (2002)

 

Fernando Savater “ÉTICA PARA AMADOR” Editorial Ariel (1980)

 

Elbert Hubbard  “UNA CARTA A GARCÍA” Graficas modernas (1975).

 

Antoine de Saint – Exupery “EL PRINCIPITO” Editorial Unión Ltda.

 

Y dijo Dios a los hombres:

"Servir fielmente al Señor:

eso es SABIDURÍA;

apartarse del mal:

eso es INTELIGENCIA"…

Job 28:28