Carta de una mujer que busca a su pareja

Escrito por Mario Granados. Posted in Uncategorised

 PERFIL DE LA AMADA


 

PERFIL DE LA AMADA:

 

Caminando por el Jardín el amado pensaba que ella algún día llegaría para ser su todo la dibujo primero en su mente y la delineó luego en su alma.

 

Sentía sus pasos cercanos, mas difícil era saber si era ella; por lo cual pensó serenamente como habría de reconocerla para una vez identificada entregarse pleno en el arte milenario del enamoramiento.

 

Al ver su figura humana por siglos bellamente esculpida para el, sintió ser abrazado por el sol y abandonandose extasiado en sus ojos que como rayos de luz iluminaban el jardín, tímidamente le pregunto si sería digna de ser su amada.

Ella extendió sus labios, bellamente decorados con el rojo de la pasión, que le robaba al amado el aliento en la aurora y con una sonrisa envolvente le preguntó segura: a quien esperas ?

El amado agradeció al Padre a la Madre y al Espíritu del Hijo el momento; tomó en sus manos un girasol y dulcemente hizo la primera de las nueve preguntas que por muchos siglos su mente clarificaba en la espera de la amada.

Y entonces le dijo; por tiempos remotos, presentes y futuros he esperado a mi amada y mientras cultivaba mi jardín pensaba en ella sin conocerla, la anhelaba fantasiosamente, la idealizaba, suspiraba por su encuentro.

Simplemente sabía que volaba, más tendría que volar por el acompañada, por lo cual el amado se dedico a ser lo que de ella esperaba para que fuera su amada quien lo identificara.

Entonces con paciencia el amado se dedico a cultivar en el mismo las nueve semillas que seguramente cuando la encontrara llenaría sus manos con los frutos y ella podría tomarlos y compartir con él los suyos.

Por eso lo tenía claramente definido, era consciencia pura; como el agua que sin saber con certeza hacia donde va con bríos avanza en medio de todo aquello que pudiera detenerla.

Y entonces le dijo: muchas mujeres quisieron ser mi amada, al principio presentaban en mi jardín sus ofrendas más en cualquier momento y sin ningún motivo dejaban de volar y el amado se alejaba.

Si eres tu la que vuela le dijo el amado debes ser como el amado.

1. Ser Espiritual...

Y la amada respondió: Soy el silencio que grita desde el ojo de Dios.

2. Ser Guerrera...

Y la amada respondió: Tengo tu espada en mis manos.

3. Ser compañera de lucha...

Y la amada respondió: por siempre jamás y hasta el fin del fin.

4. Ser tierna...

Y la amada respondió: Soy Madre de un rayo de sol.

5. Ser sociable...

Y la amada apretó con fuerza la mano del amado.

6. Ser profesional en lo que haga...

Y la amada respondió: Busco cometer menos errores.

7. Servicial...

Y la amada sonrió mientras agradeció el milagro de abril.

8. Ser hermosa...

Y la amada miro profundamente a los ojos del amado.

9. Ser sabía e inteligente...

Y entonces la amada voló al lado del amado...

Por Mario Granados
"El Líder Omega"


MI BÚSQUEDA


Mi búsqueda no es sencilla:

He encontrado a mi paso amigos, enemigos, intelectuales, conocidos, pero continúa mi búsqueda porque lo que yo deseo es tan solo un hombre.

Un hombre tan seguro de sí mismo que no tema mi plena realización como mujer, que jamás vea en mí a una rival sino que sea para mí como yo para él, eternos compañeros.

Un hombre que no tema a la ternura, que no se atreva a ser débil en aquellos momentos en que tenga que detenerse a recobrar fuerzas para la lucha diaria, que jamás piense que si me ama lo derroto o que si lo amo me aniquila.

Un hombre que me proteja de los demás y de mí misma, que conozca mis errores, los acepte y me ayude a corregirlos.

Un hombre que con cada amanecer alimente nuestro amor con delicadeza, que sepa que para mí una rosa entregada con un beso vale más que una joya entregada por un mensajero.

Un hombre con quien pueda hablar, ante el cual me atreva a decir todo lo que pienso sin temor a que me juzgue o me ofenda, que se atreva a decírmelo todo, incluso que no me ama.

Un hombre que tenga siempre los brazos extendidos para que yo pueda refugiarme en ellos cuando amenazada o insegura me encuentre, que reconozca su fortaleza y mi debilidad pero que jamás se aproveche de ella.

Un hombre al cual lo domine el entusiasmo, que ame intensamente la vida y para el cual cada día sea un regalo que hay que vivir plenamente aceptando el dolor y la alegría con igual serenidad.

Un hombre que sepa ser más fuerte que los obstáculos, que no se amilane ante la derrota y para el cual los contratiempos sean más estímulos que adversidad.

Un hombre tan seguro de su hombría que no tenga necesidad de demostrarla a cada momento.

Un hombre que no sea egoista, que no se atreva a pedir lo que no se ha merecido pero que se esfuerce siempre por tenerlo todo porque se lo ha ganado.

Un hombre que goce dando y sepa recibir; un hombre que no tema amar ni se envanezca porque es amado, que jamás utilice la burla ni la ofensa porque más rebajan al que la hace que al que la recibe. 

Cuando lo encuentre lo amaré intensamente.


Y ME PREGUNTO: ¿ACASO ESE HOMBRE ERES TU?


Anónimo

Entregado por una mujer que busca al hombre de su vida...